Los mejores ejercicios para aumentar la testosterona

Los mejores ejercicios para aumentar la testosterona de forma natural

La baja testosterona puede afectar:

  • Impulso sexual.
  • La masa muscular.
  • La energía.
  • La salud mental.
  • Etc.

Si tiene un nivel bajo de testosterona, el ejercicio te puede ayudar.

El ejercicio aumentará la testosterona, aunque ciertos tipos de ejercicio aumentan la testosterona más que otros.

El ejercicio puede elevar la testosterona porque promueve el desarrollo de los músculos, mientras más músculo tenga, más altos serán sus niveles de testosterona.

El mantenimiento del peso. Las investigaciones han encontrado un vínculo entre la obesidad y la baja de testosterona.

Los ejercicios que aumentan la testosterona

Los mejores ejercicios para aumentar la testosterona

Levantamiento de pesas

Las investigaciones han demostrado que levantar pesos más pesados es la mejor forma de ejercicio para aumentar la testosterona. A medida que la masa muscular aumenta, provocará que el cuerpo produzca más testosterona.

Realizar dos series de tres a cinco repeticiones al 95 por ciento de su esfuerzo máximo, apuntando a grupos de músculos más grandes:

  • Cuádriceps
  • Tendones de la corva
  • Espalda
  • Pecho

Pero no ignore los grupos de músculos más pequeños:

  • Bíceps
  • Pantorrillas
  • Hombros

El fortalecimiento de todo el cuerpo ayuda a prevenir lesiones y acelera el metabolismo.

Si es nuevo en el mundo del levantamiento de pesas, Pida asesoramiento a un entrenador personal o un monitor de su gimnasio para que le muestre como realizar los ejercicios para que no se lesione.

 

Entrenamiento a intervalos de alta intensidad

También se ha demostrado que el entrenamiento a intervalos de alta intensidad (HIIT) eleva los niveles de testosterona. Unos pocos estudios sugieren que el descanso de uno o dos minutos entre los intervalos tiene más beneficios.

Lo más recomendable es levantar pesas durante 30 a 45 minutos dos o tres veces por semana En los días libres, haga ejercicios cardiovasculares o HIIT.

Esta combinación no sólo mejorará la testosterona, sino que también promoverá la buena salud del corazón.

 

El ejercicio que reduce la testosterona

El ejercicio de resistencia crónica, como el ciclismo o el correr durante horas, ha demostrado que disminuye la testosterona. Los atletas de alta resistencia tienden a tener niveles más altos de cortisol, lo que tiene el efecto opuesto a la testosterona. Cuanto más ejercicio de resistencia hagas, más probable es que descompongas el tejido muscular.

El entrenamiento de resistencia no es necesariamente malo para usted, pero el cortisol puede tener un impacto en su masa muscular, el sueño y el estado de ánimo. Por otro lado, un ejercicio cardiovascular moderado de 30 minutos, cinco días a la semana, protegerá su salud cardíaca y no desencadenará una producción excesiva de cortisol.

El mejor momento del día para hacer ejercicio

El ejercicio de la tarde es mejor para aumentar la testosterona, mientras que el ejercicio de la mañana es ideal para poner en marcha su metabolismo. Para obtener resultados óptimos, considere la posibilidad de hacer una sesión de cardio por la mañana y un entrenamiento con pesas por la tarde.

Muchos hombres están tan agotados después del trabajo que se saltan el gimnasio. Si ese es el caso, podemos hablar de la suplementación.

Si sólo puedes hacer una sesión de ejercicios al día, elige la hora que mejor se adapte a tu horario.

Tratamiento de testosterona

Puede que no necesites un tratamiento con testosterona para siempre, pero puede ayudarte hasta que consigas que tu masa muscular magra aumente y tu proporción de grasa disminuya. Sin niveles saludables de testosterona, se quedará sin energía y no querrá hacer ejercicio.

Es crucial hacer un tratamiento de testosterona sólo bajo el cuidado de un médico ya que pueden tener efectos secundarios.

Consecuencias para la salud de la baja testosterona

A medida que envejecemos, nuestra testosterona disminuye naturalmente. A medida que ganamos peso, perdemos aún más testosterona. Cuando la testosterona está baja, se come más, se gana peso y se tiene aún menos energía, lo que puede tener numerosas consecuencias para la salud.

Si tiene signos de baja testosterona, hable con su médico de cabecera o con su urólogo.